Acerca de Dormir bien para ganar en salud.

Dormir bien para ganar en salud

Todos somos conscientes que nuestro cuerpo necesita descansar un periodo de horas al día para recuperar la energía y vitalidad física que precisamos en nuestro día a día. Sin embargo, muchos de nosotros no valoramos en su justa medida cuan importante es este descanso para la salud de nuestro organismo y nos esforzamos poco en poner remedio a esta falta de sueño. Son muchas las personas que al preguntarles por su descanso nocturno reconocen dormir no más de 6 horas al día, despertarse con frecuencia  durante la noche y/o tener dificultades para conciliar el sueño.

Un reciente estudio revela que dormir de 7 a 9 horas diarias reduce nuestro riesgo de sufrir alguna enfermedad de origen cardiovascular hasta en un 65%. Se ha comprobado que la falta de sueño provoca, entre otros trastornos, aumento de la tensión arterial, envejecimiento prematuro de la piel, estados de nerviosismo, aumento de peso, etc., alteraciones éstas que contribuyen negativamente en el estado de salud general del organismo.

Pero tan importante es dormir las horas suficientes y necesarias como que nuestro sueño sea de calidad, es decir, que sea un sueño profundo y reparador, permitiendo la regulación de muchos procesos biológicos necesarios para el equilibrio físico y psíquico del individuo.

Existen algunas pautas que pueden ayudarnos a conseguir un sueño de calidad y duradero durante la noche:

  • Evitar las comidas copiosas antes de dormir, así como las muy condimentadas y diuréticas.
  • En cuanto a las bebidas, no es aconsejable tomar demasiados líquidos antes de ir a la cama y, sobre todo, que éstos sean excitantes o contengan alcohol.
  • Realizar ejercicio físico es una práctica muy positiva para dormir más y mejor, siempre y cuando no lo practiquemos en las últimas horas del día, lo que puede tener un efecto contrario y dificultar nuestro descanso.
  • Mantener unos horarios constantes a la hora de irnos a la cama nos ayudará conciliar el sueño con más facilidad, así como mantener una rutina (leer en la cama un rato antes de dormir, tomar una taza de leche caliente,  mantener la habitación lo más oscura posible, un baño relajante, etc.)
  • La siesta es una práctica muy saludable siempre que no se superen los 20-30 minutos de sueño.

El ser humano invierte un tercio de su vida en dormir, ¿no crees que es tiempo suficiente como para cuidar tu sueño? Sigue unos buenos hábitos y disfruta de un merecido descanso.