Acerca de Solo recuerdo su sonrisa. 112 emergencias.

Solo recuerdo su sonrisa. 112 emergencias

Madrid, 15 de julio, 15:00 horas de la tarde, no tengo muchos recuerdos de cómo me ocurrió, pero aquí estoy escribiendo este relato para deciros que tengo muchas ganas de vivir y doy las gracias a esa enfermera que me saco su sonrisa.

A menudo la gente cree que no le va a ocurrir, pero a veces ocurre. A veces lo que nos dicen de que una buena alimentación y hábitos saludables te da más años de vida…estoy seguro que es así, pues a mí me ha ocurrido.

Ese 15 de julio, empezó mi vida de nuevo, he cambiado y mejorado, y hasta he empezado a subir las escaleras para llegar a mi piso del 1ºA.

Julia tiene diez años, me cuenta que lo pasó muy mal, que llamó al 1-1-2, número europeo de emergencias, instalado en todos los países de la comunidad europea, y que permite una atención rápida y directa que pondrá los recursos necesarios en funcionamiento. Al rato llegó el SAMUR, mientras dos personas me intentaban dar ese soplo de vida y ponían sus manos en mí.

Solo recuerdo su sonrisa, la de aquella enfermera de pelo largo y ojos azules “tranquilo, estas en buenas manos, y sabes que a partir de ahora lo de la ensalada va en serio”.

Cambia tu visión de la vida, y la vida te cambiará. Os aconsejo que lo hagáis porque nunca es tarde si cuidas tu salud. A menudo pienso que es lo que hubiera pasado si esa tarde todo hubiera sucedido de otra manera, mi familia, mis amigos…y eso es lo que me hace esforzarme por demostrar que las oportunidades pasan pocas veces en la vida y hay que aprovecharlas. He cambiado el filete de bacon por el de pavo, he cambiado la cerveza de por la noche por una taza de té a media tarde, sigo con mi vasito de vino en la comida algunos días, y aprovecho para deciros que llevo 90 días sin fumar.

Gracias a esta oportunidad, os escribo este relato junto a mi nieta de 10 años. Gracias a esa sonrisa.