Acerda de: Nueces de pecán, doble protección para el corazón

Nueces de pecán, doble protección para el corazón

[/vc_column]
[dt_fancy_separator separator_style=»thick»]

Entre la alimentación ecológica, hay una gran variedad de productos que son especialmente sanos para el corazón. Entre ellos destacan las nueces pecanas o nuez del pecán originaria de EEUU y con un gran valor nutricional. Y lo más importante, su cualidad con doble protección para el corazón.

La nuez de pecán recibe varios nombres; nueces americanas, nueces pecanas, pacanas… son originarias de EEUU, de uno de sus árboles más milenarios. Las bondades del pacán o nogal americano ya fueron descubiertas por los indios americanos por su alto valor nutricional y a día de hoy sigue siendo uno de los frutos secos más codiciados en la alimentación sana y ecológica.  Sobre todo, por sus beneficiosas propiedades y su doble protección para el corazón.

Las nueces de pecán son un fruto seco oleaginoso, especialmente rico en grasas Omega 9. Entre sus usos habituales, se puede usar para saltear verduras, añadir a guisos con carne, realizar salsas, también postres e incluso se puede comer tal cual por su cualidad de fruto seco. Posee una cáscara dura pero un sabor intenso, parecido a la nuez del nogal, crujiente y un poco amarga. Y lo mejor, son sus propiedades nutricionales que convierten a las nueces del pecán en uno de los mejores protectores del corazón.

Y es que un estudio de la Universidad de Loma Linda, en Estados Unidos, afirma que las personas que consumen 30 mitades de nueces de pecán al día reducen el doble de colesterol de su cuerpo. Y no solo eso, también fortalecen la salud del corazón, siendo uno de los frutos secos más efectivos. Aunque no solo eso, también protegen contra enfermedades neurológicas, ayudan a rebajar las cuotas de estrés gracias a sus minerales antioxidantes que combaten los radicales libres, son un complemento ideal en la alimentación de niños para su crecimiento y también para deportistas, evitando la aparición de calambres y mejorando la recuperación muscular después de la práctica de ejercicio físico.

Las nueces de pecán no solo aportan las mencionadas grasas saludables. También, aunque en menor cantidad, hierro, minerales, fibra y vitamina E.  También cinc y selenio, claves como antioxidantes. Lo que hace de este fruto seco una poderoso protector contra enfermedades inflamatorias, colesterol, hipertensión… y ayuda a saciar el apetito y la fertilidad femenina.

[dt_fancy_separator separator_style=»thick»]