Las mujeres con matrimonios muy estresantes tenían hasta tres veces más riesgo de sufrir algún ataque cardíaco.

Estar enamorado es bueno para el corazón

Para muchas personas, estar enamorado es el estado ideal y según diferentes estudios, también es el estado ideal para el corazón. Estar enamorado es bueno para el corazón siempre y cuando éste sea correspondido, se de en una relación estable y no hayan impedimentos para ello. Te damos más detalles.

Cuando una persona no es correspondida por aquella persona a la que ama, se dice “que tiene roto el corazón”. Y aunque esta afirmación es más literal y romántica que física, en cierta parte también tiene algo de verdad. El desamor no es que rompa el corazón pero sí que lo daña y puede conllevar consecuencias incluso graves para quienes lo padecen. Sin duda, estar enamorado es bueno para el corazón.

Si una persona está enamorada de otra y es correspondida, sensaciones de estrés, ansiedad, tensión elevada, nervios o tristeza desaparecen. La alegría inunda su estado de ánimo y el corazón es más feliz que nunca. Y es que, las sensaciones anteriormente citadas son sensaciones que, en buena parte, están de un modo u otro modo relacionadas con las personas que sufren ataques al corazón. Algo que al estar enamorado, desaparecen por completo sin en una pareja hay, obviamente, amor por ambas partes, confianza, respeto y ningún otro impedimento que pueda inmiscuirse en medio de una relación.

Estar enamorado es bueno para el corazón porque, además, aporta a éste tranquilidad y serenidad algo que ayuda al funcionamiento normal del corazón y a la circulación de la sangre. Algo que corrobora la Fundación Española del Corazón (FEC) que recuerda la importancia que tiene mantener una buena salud emocional, ya que indican que han sido diversos estudios los que han demostrado que el amor influye directamente en la salud de nuestro corazón, “hemos de favorecer la presencia de sentimientos positivos reforzando nuestros lazos afectivos con nuestro entorno”.

Otro estudio titulado “Marital Stress Worsens Prognosis in Women With Coronary Heart Disease”, llevado a cabo por el Instituto Karolinska de Estocolmo realizado a 600 mujeres de entre 30 y 65 años también ha puesto en evidencia que estar enamorado es bueno para el corazón más allá de la edad que tengamos. En él se demostró que las mujeres con matrimonios muy estresantes tenían hasta tres veces más riesgo de sufrir algún ataque cardiaco que las mujeres que vivían con una buena relación con su pareja.

Sufrir mal de amores o vivir en una relación amorosa poco idílica puede provocar una progresión de la arteriosclerosis coronaria. Esto significa un aumento de la inestabilidad de las placas ateroescleróticas, que favorecen la aparición de complicaciones cardiacas.