Gracias a un medicamento que bloquearía el daño al corazón y podría salvar la vida de millones de personas en el mundo.

Nueva forma de mantener el bombeo del corazón en un infarto

Aunque parece una utopía, podría estar más cerca de lo que pensamos. Una nueva forma de mantener el bombeo del corazón en un infarto. Gracias a un medicamento que bloquearía el daño al corazón y podría salvar la vida de millones de personas en el mundo.

Solo en EEUU, casi 6 millones de personas sufren insuficiencia cardiaca. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la mitad de éstas morirá en un periodo de, como mucho, 5 años. Unas cifras que, dato arriba, dato abajo, se repite en cualquier sociedad avanzada. ¿Cómo proteger a estos enfermos ante un ataque al corazón? actuar en el bombeo del mismo es fundamental.

Podría estar más cerca que nunca

Los avances sobre este tema están caminando a pasos agigantados. Gracias a investigadores de la afamada Universidad Thomas Jefferson, en Estados Unidos.

Según publica la edición digital especializada Proceedings of the National Academy of Sciences, se está trabajando en una potente clase de medicamentos para este trastorno del corazón, para evitar la muerte de personas en un ataque al corazón. Este medicamento tendría como objetivo el bloquear el daño al corazón y ayudar a mantener su bombeo en la insuficiencia cardiaca.

En estos casos, tanto la debilidad del miocardio que tiene menos capacidad de bombear sangre como la muerte de las células del corazón, lo dañan de forma irreparable y hacen que éste se muestre más frágil.

Esta nueva forma de mantener el bombeo del corazón en un infarto salvaría vidas. “Hay mucho más trabajo por hacer antes de que esto esté listo para los pacientes«. Este es el aviso de el director del proyecto. Jeffrey Benovic es profesor y presidente del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular del Colegio Médico Sidney Kimmel.

¿Qué marca el bombeo del corazón?

Estos nuevos medicamentos tienen como objetivo el actuar en los receptores beta-adrenérgicos que hay en el corazón.  Los receptores beta1-adrenérgicos tienen como función la contracción del corazón, o la acción de bombeo.

Este proyecto ha desarrollado una serie de moléculas llamadas pepducinas, derivadas de partes del receptor beta2-adrenérgico. Se sabe que podrían activar de manera selectiva el receptor del que procedía.

La interacción de dos moléculas, fue clave. Ya que comparten características similares a un medicamento común que actúa contra el fallo cardiaco y llamado carvedilol. Las células del corazón respondieron a la molécula y comenzaron a latir con más fuerza. “No esperábamos que esto fuera a pasar”. Reconoce Benovic.

La pepducina que estaban utilizando era específica para la vía del receptor beta2-adrenérgico. No tuvo ningún efecto sobre los receptores beta1. Los científicos han demostrado que la contracción de las células musculares del corazón podría activarse a través del receptor beta2-adrenérgico utilizando esta nueva pepducina.

Con esta nueva forma de mantener el bombeo del corazón en un infarto es posible obtener una activación completa. De hecho los próximos pasos de esta investigación irán encaminadas a diseñar una versión mejor de pepducina.