ESPECIALISTAS EN CARDIOPROTECCIÓN

La Sociedad Valenciana de Pediatría recomienda la instalación de desfibriladores en centros deportivos

La presencia del desfibrilador en las instalaciones deportivas mejoraría la actuación inmediata en caso de parada cardiorrespiratoria durante el deporte.

Tras la muerte de un adolescente el pasado 3 de febrero durante una práctica deportiva en Valencia, la Sociedad Valenciana de Pediatría ha reclamado en un comunicado la instalación de desfibriladores automáticos en complejos deportivos y la realización pruebas cardíacas preventivas antes de la adhesión de los menores a los equipos.

Aunque en muchos casos las complicaciones cardiovasculares que llevan a la muerte súbita no pueden preverse, la actuación temprana es clave en la supervivencia del individuo.  “Su presencia en las instalaciones deportivas mejoraría la actuación inmediata en caso de parada cardiorrespiratoria durante el deporte”, asegura la doctora Maria Maravall, vocal de especialidades pediátricas de la SVP, especialista en cardiología pediátrica. Desde la SVP, recuerdan que cada minuto de retraso en la atención a víctimas en parada cardiorrespiratoria suponen la reducción en un 10% de las posibilidades de supervivencia.

Así lo recoge el DECRETO 159/2017, de 6 de octubre, de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana, por el que se regula la instalación y uso de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos. Este decreto señala la obligatoriedad de la instalación de desfibirladores por parte de los centros deportivos que igualen o superen los 500 usuarios. En España, son solo 7 las comunidades autónomas las que obligan a la instalación de desfibriladores automáticos y semiautomáticos en centros deportivos y de alta afluencia de personas.

Los miembros de la SVP también instan a realizar reconocimientos médicos previos a los deportistas, tal y como se apunta en la Guía Clínica de Evaluación Cardiovascular publicada por el Consejo Superior de Deportes y la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC).

La doctora Maravall también recomienda la instrucción del personal de las instalaciones deportivas y a la sociedad en general de los conocimientos de las maniobras de reanimación cardiopulmonar: “Estas maniobras tienen como objetivo identificar si un niño tiene parada cardiorrespiratoria y la sustitución de las funciones respiratoria y circulatoria, mientras no se disponga de equipamiento específico. Es de vital importancia iniciarlas lo antes posible para conseguir una oxigenación de emergencia. Son fáciles de realizar y toda la población debería conocerlas para actuar en caso urgencia”.