No es lo mismo sufrir un infarto, que una angina de pecho.

Por ello,debemos estar pendientes a los síntomas que podamos estar sufriendo y detectar rápidamente cualquier problema de salud. Algunas personas que sufren una enfermedad cardiaca, no presentan ningún síntoma por lo que su detección es muy difícil. Dependiendo de los síntomas que nos encontremos, podremos actuar para prevenir consecuencias mayores. La siguiente lista contiene las enfermedades cardiacas más comunes:

  1. Infarto de miocardio:

    Es una de las enfermedades más comunes. Se produce al obstruirse bruscamente el flujo de la sangre oxigenada que llega a una sección del músculo cardiaco. Si el flujo no se restituye rápido, la parte del músculo cardíaco alimentada por la arteria comenzará a morir. Esto conllevará una cicatriz que creará problemas graves en la salud.Los síntomas más comunes son un dolor en el pecho constante que durará pocos minutos, desaparecerá y volverá a aparecer al poco tiempo, molestias en la parte superior del cuerpo (en un brazo o en ambos, en la espalda, el cuello, la mandíbula o la parte superior del estómago), dificultad para respirar, que puede suceder al tiempo con las molestias del pecho o antes de éstas, náuseas (ganas de vomitar), vómito, mareo, desmayo o sudor frío y problemas para dormir, agotamiento (cansancio) o falta de energía.

  2. Insuficiencia cardiaca:

    Esta enfermedad se debe a que el corazón no tiene suficiente fuerza para bombear sangre a todo el cuerpo. Los síntomas más comunes son: dificultad para respirar,  agotamiento e hinchazón de las extremidades. Esto es debido a la acumulación de líquidos en el cuerpo.

  3. Angina de pecho:

    El flujo de sangre hacia el corazón es insuficiente. Normalmente se da este problema por alguna obstrucción en las arterias coronarias. Su síntomas más común es una fuerte presión en el pecho. Muchos lo describen como si «algo apretara el corazón».

  4.  Arritmia:

    Esta patología se produce debido a una alteración del ritmo cardíaco, provocando aceleración  o desaceleración del mismo. Dentro de los síntomas más comunes se puede mencionar mareos, fatiga y falta de aire. Algunas arritmias constituyen una emergencia vital en la que se hace necesario el uso de un desfibrilador, otras se controlan con fármacos y hay arritmias que precisan el implante de un marcapasos.

  5. Fibrilación auricular:

    Este trastorno consiste en que las aurículas que forman parte del corazón no funcionan adecuadamente, por lo que el bombeo se ve reducido. Esto hará que sea muy difícil que el flujo sanguíneo, el oxígeno y los nutrientes puedan llegar al corazón adecuadamente. La fibrilación auricular debe ser tratada con premura debido a que podría desembocar en una problema mayor dando pie a un accidente cerebrovascular.

Prevenir las enfermedades cardiacas y reconocerlas cuando se presentan es tarea de todos. Un curso de primeros auxilios, nos da las capacidades necesarias para actuar en situaciones de urgencia.