Un espacio con un desfibrilador semiautomático, de fácil acceso…

Un Espacio Cardioasegurado, cuenta con las características necesarias para que en caso de accidente cardiovascular, se pueda actuar con garantía de éxito. Para considerar un Espacio Cardioasegurado, cada comunidad autónoma se rige según sus propias normas. Por ejemplo, en Andalucía, el organismo encargado de certificar un espacio como cardioasegurado, es el EPES. Este programa sirve para distinguir y reconocer públicamente a las empresas e instituciones que han instalado desfibriladores y han formado a sus empleados en reanimación cardiopulmonar.

Como ejemplo, vamos a tomar el caso de la certificación en Andalucía, según el Decreto 22/2012, de 14 de febrero. En él se regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su registro, así como los siguientes requisitos:

  1. Un espacio con un desfibrilador semiautomático. De fácil acceso, bien señalizado, con todos sus componenetes operativos.  El número de desfibriladores garantizará la asistencia al menos a un 75% de los posibles asistidos en menos de 3 minutos.
  2. Tener elaborado un plan de formación para su personal. Personal cualificado en Reanimación Cardiopulmonar. Necesario para identificar la parada y conocer el protocolo de actuación. El personal debe recibir formación homologada según la normativa de su comunidad autónoma.
  3. Tener diseñado un adecuado plan de mantenimiento de los desfibriladores instalados, conforme a sus especificaciones técnicas y recomendaciones del fabricante.

Distinto lugar, mismo criterio

Los criterios para considerar un espacio como cardioasegurado se rigen según la comunidad autónoma donde se encuentre. Sin embargo, estos criterios no distan mucho unos de otros. Es más en algunas comunidades no hay ningún criterio ya que no existe la figura certificativa de Espacio Cardioasegurado.

Lo más recomendable es aparte de tener un desfibrilador en un lugar bien accesible y señalizado. Pero de igual importancia es contar con personal formado. El personal formado es garantía de protección. No será igual manejar estas situaciones desde el total desconocimiento afrontando una situación nueva a partir de las indicaciones de los servicios de emergencia, que afrontar la misma situación actuando según protocolos establecidos. Además llevar a cabo estos protocolos desde el ensayo previo es lo ideal para no dejarnos llevar por el pánico y la aleatoriedad.