El equilibro entre cuerpo y mente ayuda a tu sistema cardíaco.

¡Llegó el verano! Muchos eran los que miraban al cielo hace algunas de semanas y auguraban un verano pasado por frío, viento o lluvia. Pero dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Y ahora sí, el verano ¡ya está aquí!

Comienza la época en la que nos lanzamos a la calle a refrescarnos, buscar un sitio donde darnos un chapuzón o disfrutar de un mayor número de horas de luz. Cuando amanece o se pone el sol son las horas preferidas para los denominados runners. Y es que verano y deporte, son dos conceptos que cada vez van más unidos. Preparamos nuestro cuerpo para el verano, queremos conseguir milagros en el mes anterior al anhelado agosto, y el efecto imitador, hace que el auge del deporte se perciba en las calles y plazas donde ver personas con ropa deportiva se multiplica.

Pero… ¿Conoces los peligros de hacer deporte con altas temperaturas?

No se trata sólo de lanzarse a la calle o machacarse hasta quedar exhausto. De hecho, hoy te traemos los beneficios y cuidados particulares que deberías saber antes de hacer deporte en épocas con altas temperaturas. Tanto si eres de los que acostumbran a hacer actividades físicas, si estás motivado por el ambiente y la época estival y te sumas por primera vez o retomas alguna práctica olvidada ¡Presta atención, te interesa!:

No nos extraña que llegando esta época busquemos los sitios más frescos para practicar deporte, y es que según un estudio científico realizado, se ha demostrado que ir a la playa, ya sea en vacaciones o no, estar cerca del mar y/o vivir cerca de la playa, mejoran visiblemente nuestro estado de salud.

Pisar la arena podría traernos más beneficios de los que pensamos, y es que la ciencia ha descubierto que nuestro cerebro cambia cuando sentimos la arena en nuestros pies o nos bañamos en el mar. Según este estudio, son muchos los factores que hacen que la playa mejore nuestra salud física y mental. El color azul del océano y el cielo, cambia por ejemplo la frecuencia de nuestras ondas cerebrales, provocándonos un estado de relajación. La brisa marina, cargada de iones, hace que podamos combatir la depresión o la tristeza. El sonido característico de las olas rompiendo contra la orilla, una y otra vez produce un efecto beneficioso para nuestra mente, induciendo al cerebro a un estado casi de meditación.

En gCardio apostamos por vincular materias que aporten efectos saludables a nuestro organismo.  El equilibro entre cuerpo y mente ayuda a tu sistema cardíaco, evitando el estrés, la angustia y la ansiedad provocada por las prisas del día a día.

¿Qué mejor manera de empezar el #verano que practicando deporte cerca del mar ayudando a tu mente y a tu cuerpo a estar en sintonía?

Ejercita tu cuerpo, relaja tu mente y cuida a tu corazón