ESPECIALISTAS EN CARDIOPROTECCIÓN

¿Cómo realizar la Reanimación Cardiopulmonar en tiempos de pandemia por Coronavirus?

Como-actuar-ante-parada-cardiaca-en-epoca-Reanimiacion-cardiopulmonar-coronavirus

En el escenario actual de pandemia COVID-19, la práctica de la Reanimación Cardiopulmonar requiere modificaciones en los protocolos.

La pandemia de coronavirus supone un cambio de paradigma social que afecta por completo en la manera de relacionarnos. En el escenario actual de pandemia COVID-19, la práctica de la Reanimación Cardiopulmonar requiere modificaciones en los protocolos. Hoy por hoy si somos testigos de una parada cardíaca extra hospitalaria debemos tomar una serie de medidas de seguridad y precauciones para evitar el riesgo de infección.  A continuación desarrollamos punto por punto estas recomendaciones con el objetivo de que la víctima reciba la mejor atención sin comprometer la seguridad del reanimador.

Recomendaciones si presencias una parada cardíaca en tiempos de COVID19

En respuesta a la pandemia global de COVID-19, Plan Nacional de RCP – SEMICYUC ha configurado una serie de recomendaciones para minimizar el riesgo para los rescatadores de víctimas en paro cardíaco. Las pautas para los rescatistas con la actual pandemia de coronavirus son:

1. APROXIMACIÓN CON SEGURIDAD

Antes de iniciar las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar Básica, como siempre, compruebe que la zona es segura. La primera medida a tomar es la seguridad del reanimador que va a asistir a víctima en riesgo.

2. PROTECCIÓN INDIVIDUAL

Si detecta riesgo de infección, el reanimador puede cubrir la boca y nariz de la víctima con una prenda o una mascarilla (si dispone de mascarilla quirúrgica, mascarilla KN95/FFP2 o guantes) para evitar el efecto aerosol. Si dispone de protección individual, colócatelo antes de iniciar las maniobras de RCP.

3. RECONOCIMIENTO DE PARO CARDÍACO

En la configuración de COVID-19, el testigo debe comprobar visualmente si está consciente y si respira:

  • No realice maniobras sobre la vía aérea víctima que puedan comportar un mayor riesgo de transmisión vírica:
    • No abra la vía aérea con la maniobra frente-mentón.
    • No compruebe si respira con el abordaje “ ver, oír, sentir ”

Si la víctima está inconsciente y no respira normalmente, asuma que está en situación de Parada Cardiorrespiratoria (PCR).

En caso de que la víctima esté inconsciente pero presente una respiración normal, mantenerlo en una posición segura (posición lateral de seguridad o de recuperación) y reevaluar su estado con periodicidad.

4. PEDIR AYUDA

Tras reconocer la PCR, llame al 112 y active el altavoz u otra opción de manos libres en el teléfono móvil.

5. DESFIBRILADOR EXTERNO AUTOMÁTICO (DEA)

Pedir a otro testigo que busque lo antes posible un desfibrilador. Si el lugar donde ocurrió el evento es una zona cardioprotegida, el  (DEA) será accesible.

6. COMPRESIONES TORÁCICAS

Mientras llega el desfibrilador al lugar de la emergencia, comenzar con la RCP sin ventilación boca-boca.

  • Trazar una línea imaginaria entre ambos pezones. El centro de esa línea es el punto donde realizar el masaje.
  • Colocar el talón de una mano en el punto de masaje y el talón de la otra mano encima de la primera.
  • Entrelazar los dedos e iniciar maniobras de RCP con solo compresiones torácicas ininterrumpidas siguiendo los criterios de alta calidad: profundidad 5-6 cm, frecuencia 100-120/min. No intercale respiraciones de rescate (respiraciones boca a boca) con las compresiones.

No deje de iniciar maniobras de RCP aunque no tenga la experiencia suficiente. Al solicitar ayuda a los servicios de emergencia podrán guiar sus maniobras.

7- LLEGADA DEL DESA AL LUGAR DE LA EMERGENCIA

Tan pronto como llegue el desfibrilador, procedemos a:

  • Encender y abrir el dispositivo.
  • Coloque los electrodos adhesivos sobre el tórax de la víctima: uno bajo la clavícula derecha y otro en la línea media axilar izquierda (costado izquierdo a unos 10 cm de la axila).
  • Seguir las instrucciones verbales y visuales que emite el DESA. Nadie debe tocar a la víctima mientras el DEA realiza el análisis del ritmo cardíaco.

El uso precoz de un desfibrilador multiplica las posibilidades de supervivencia de la víctima y no aumenta el riesgo de transmisión de la infección.

8- HIGIENE DE MANOS TRAS LA REANIMACIÓN

Después de RCP con solo compresiones torácicas, Tan pronto como sea posible, el reanimador debe lavarse bien las manos con agua y jabón o solución hidroalcohólica, para minimizar el riesgo de transmisión por el contacto con los fómites de la víctima. Además, se aconseja lavar la ropa utilizada durante las maniobras de RCP.

9- CONTACTO CON LAS AUTORIDADES SANITARIAS LOCALES

El reanimador deberá comunicarse con las autoridades sanitarias locales para preguntar sobre las indicaciones a seguir después de haber estado en contacto con una persona con sospecha o confirmación de COVID-19.

 

Aumento de las paradas cardíacas extrahospitalarias que no recibieron reanimación cardiopulmonar en estado de alarma

Según un estudio publicado en New England Journal of Medicine, durante el estado de alarma, el número de pacientes en parada cardíaca que no recibió reanimación cardiopulmonar (RCP) básica antes de la llegada de los servicios de emergencia creció un 15%. Sin embargo, adoptando las medidas de protección básicas el riesgo de contagio es muy bajo y las posibilidades de salvar una vida si iniciamos la reanimación en el primer minuto llegan a situarse en torno al 90%.

Por eso, desde gCardio recordamos que es vital realizar la reanimación cardiopulmonar hasta que lleguen los servicios de emergencia. Para evitar riesgos, tan solo hay que seguir las recomendaciones que indicadas.

Fuentes:

Fundación Española del Corazón

Plan Nacional de RCP

1-CadenaSupervivencia_2020-COVID-01