Diferencia principal entre un paro cardíaco y un infarto:

  • En el paro cardíaco, el problema viene por un mal funcionamiento eléctrico del corazón.
  • En el caso del infarto el problema se origina por una arteria bloqueada que evita que la sangre oxigenada llegue a una sección del corazón.

A continuación detallamos cómo se produce un infarto y un paro cardíaco, sus síntomas y qué hacer ante ambas situaciones.

¿Qué es un paro cardíaco o muerte súbita cardíaca? 

El paro cardíaco sucede cuando el corazón presenta un mal funcionamiento y hace que deje de latir inesperadamente.

El paro cardíaco está desencadenado por una alteración eléctrica del corazón que produce un latido cardíaco irregular (arritmia). Las arritmias son alteraciones en el ritmo cardíaco, ya sea acompañada del aumento o la disminución de los latidos por minuto.

Con el bombeo interrumpido, el corazón no puede enviar sangre al cerebro, los pulmones u otros órganos. En cuestión de unos pocos minutos la persona muere.

Síntomas paro cardíaco

Este cese inesperado de la actividad mecánica cardíaca desemboca en que la víctima de paro cardíaco en pocos segundos:

  • Colapsará con la pérdida brusca de conciencia, la persona no responde.
  • La respiración es ineficaz o ausente.
  • Desaparición progresiva de la vida
  • Sin tratamiento, la muerte puede ocurrir en minutos.
  • Las víctimas de un paro cardíaco deben estar conectado a un  Desfibrilador Externo Automatizado (DEA) lo antes posible.

“Un DEA puede analizar el ritmo cardíaco de una persona para determinar si se necesita una descarga eléctrica para desfibrilar el corazón. Algunos ritmos no requieren una descarga, pero en todos los casos, el reanimador debe realizar reanimación cardiopulmonar (RCP).”

¿Qué hacer ante una paro cardíaco?

Si se trata en pocos minutos, el paro cardíaco puede ser reversible en algunas víctimas. En primer lugar, verifique que la zona es segura. Acérquese a la víctima y pregúntele qué le sucede. Si la víctima no responde, no respira, o su respiración no es buena (agónica o boquea):

  • Enviar a alguien en busca de ayuda, llame al 112.
  • Si sabemos que en nuestra proximidad hay un DEA o estamos viendo el símbolo universal de la desfibrilación, pediremos que nos lo traigan. Si hay dos personas para ayudar, una debe comenzar la RCP inmediatamente mientras que la otra llama al número local de emergencias y busca un DEA.
  • Inicie la RCP inmediatamente. Comprimir fuerte y rápido con una frecuencia en las compresiones de 100-120/min. y con una profundidad para deprimir el tórax entre 5-6 cm.
  • A continuación, si llega el desfibrilador externo automático (DEA), utilícelo a la mayor brevedad.
  • Siempre ante la duda, utilice el DEA. Coloque los parches de desfibrilación, el aparato analizará al paciente y decide si aplica descarga o se continúa con la RCP.  Quédese tranquilo, no decide usted si debe aplicar la descarga, lo indicará el propio desfibrilador.

¡Actúe rápidamente y con determinación!

Cada año más de 30.000 personas fallecen en España a consecuencia de un paro cardíaco fuera de los hospitales, es decir, un caso cada 20 minutos. Saber realizar una RCP de alta calidad y tener un desfibrilador cerca podría ayudar a evitar muchas de esas muertes.

¿Qué es un infarto agudo de miocardio cardíaco (ataque cardíaco)? 

El infarto agudo de miocardio (IAM) se produce por un riego sanguíneo insuficiente debido a la obstrucción de una arteria coronaria o a la estrechez de la misma. Cuando la arteria coronaria (que son las que llevan la sangre al corazón) se obstruye, hay una zona del corazón en la que se produce una falta del riego sanguíneo y por tanto la muerte de las células del músculo cardíaco, fenómeno conocido como necrosis. Si la arteria no se desbloquea rápidamente, el daño puede ser mayor.

Es muy importante la actuación inmediata y el traslado al hospital por equipos de emergencias sanitarias.

Síntomas de un infarto de miocardio

Los síntomas de un ataque cardíaco pueden variar, a veces viene de repente y a veces comenzando lentamente y persistiendo durante horas, días, o semanas.

  • Pueden incluir dolor o malestar en el centro del pecho, en la zona del esternón y en la parte alta del abdomen.
  • El dolor se puede irradiar a mandíbula y cuello, espalda y brazo izquierdo.
  • Problemas para respirar, respiraciones más rápidas, sensación de ahogo; a veces hay jadeo.
  • Piel fría, pálida, sudorosa y azulada.
  • Debilidad o mareo repentino.
  • Molestias gastrointestinales, náuseas, vómitos.
  • Alteraciones en el pulso (puede estar rápido y débil, o irregular).
  • La víctima puede describir una sensación de «muerte inminente».
  • Inconsciencia y seguidamente, parada cardiorrespiratoria.

En las mujeres, los síntomas del ataque cardíaco (respiración entrecortada, náuseas/vómitos y dolor en la espalda o en la mandíbula) pueden ser diferentes a los de los hombres.

  • Sudor frío, náuseas o mareo.
  • Presión y dolor en el pecho.
  • Falta de aire.
  • Dolor en brazos, espalda, cuello, mandíbula o estómago.

A diferencia del paro cardíaco, el corazón generalmente no deja de latir en el transcurso de un ataque cardíaco. Cuanto más tarde la persona en recibir tratamiento, mayor será el daño.

¿Qué hacer ante un ataque cardíaco?

Aunque no esté seguro de si se trata de un ataque cardíaco, llame a emergencias 112. Cada minuto importa. Nunca deje al afectado solo, porque un ataque cardíaco podría llevar a un paro cardíaco en cualquier momento.

  • Si la persona está consciente: la ingesta de media aspirina con un poco de agua puede disminuir la mortalidad por infarto.
  • Si la persona no respira, prepárese para maniobras de RCP y recuerda que si hay disponibilidad de un DEA, debes darle uso siempre.

En España se produce un infarto aproximadamente cada 8 minutos, falleciendo más o menos la mitad de los afectados. De ellos, casi la mitad fallecen antes de llegar al hospital. La mayoría de estas muertes podrían evitarse, pero generalmente el tratamiento se inicia con retraso porque no se llama al 112 o se llama tarde.