Muerte Súbita

NOS CONVIENE SABER DE LA MUERTE SUBITA, QUE:

Concepto:
Es la aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona aparentemente sana y con buen estado general.
La víctima de muerte súbita pierde en primer lugar el pulso, y en pocos segundos, el conocimiento y la capacidad de respirar.

Causas:
La causa de la muerte súbita es una arritmia cardiaca: la fibrilación ventricular, que genera una actividad eléctrica caótica que no es capaz el corazón de bombear sangre a los órganos vitales. El órgano más vulnerable es el cerebro y según el tiempo de parada irán aumentando las secuelas neurológicas de estos pacientes.
En personas mayores de 35 años, la causa más frecuente es el Infarto Agudo de Miocardio IAM, en las personas jóvenes suele estar relacionada con enfermedades cardiacas previas.

Pronóstico:
El pronóstico de la muerte súbita si no recibe atención inmediata es la muerte irreversible, en pocos minutos.
Es muy importante saber que el pronóstico de los pacientes que sufren muerte súbita depende fundamentalmente del tiempo que transcurre entre que el corazón se detiene, se aplica una desfibrilación y las maniobras de RCP básica.

Síntomas:
Se produce una perdida completa del conocimiento y el paciente no responde a ningún tipo de estímulo. Se produce una parada respiratoria, la piel pierde su tono rosado y se torna azulada.

Tratamiento:
El único tratamiento eficaz es la desfibrilación temprana y aplicar la cadena de supervivencia de manera inmediata.

La muerte súbita estará más presente en nuestras vidas debido al ritmo actual (sedentarismo, mala dieta, estrés…). Para una mayor protección y seguridad en la salud de la población, el uso del DEA aumenta la posibilidad y calidad de vida.

MUERTE SÚBITA Y DEPORTE

La mayor parte de casos de muerte súbita en el deporte podría prevenirse con una fórmula sencilla: control médico preventivo.

Concepto:
Se considera que ha sido muerte súbita en el deporte cuando se produce durante la práctica deportiva o en la hora siguiente a ella.

Causas:
La causa última de la muerte súbita en el deporte es una arritmia cardiaca que conocemos como fibrilación ventricular, provocada por una patología cardiaca, y que hace que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir.
La víctima de muerte súbita pierde en primer lugar el pulso, y en pocos segundos, el conocimiento y la capacidad de respirar.
Existen numerosas patologías cardiacas que pueden derivar en muerte súbita:
Entre los deportistas mayores de 30 años, la cardiopatía isquémica es una causa frecuente de muerte súbita en relación con el ejercicio. Ante una exigencia física mayor, no llega la suficiente sangre y oxígeno al músculo cardiaco.
Entre los deportistas menos de 30 años, las causas principales de muerte súbita son las miocardiopatías (arritmogenica e hipertrófica). Hay otras muchas cardiopatías tienen un origen indeterminado, hasta en el 30% de los casos.

Incidencia:
Los casos de muerte súbita de deportistas son un acontecimiento con gran impacto social por ocupar los titulares de la prensa deportiva y por el hecho de que sea difícil entender cómo un joven aparentemente sano, que hace deporte y mantiene un estilo de vida saludable, puede perder la vida de forma súbita por un problema cardiaco. Sin embargo, afortunadamente, la incidencia de este tipo de fallecimiento es baja.
En España, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) apunta a alrededor de 120 víctimas al año. Además, el 90% de los casos afecta a varones de mediana edad pues las mujeres están más protegidas ante el fallo cardiaco por las hormonas segregadas con anterioridad a la menopausia.
Que un deportista haya alcanzado un alto rendimiento no garantiza que esté libre de enfermedad coronaria u otras anomalías cardiovasculares.
No hay deportes más peligrosos que otros por lo que respecta a la muerte súbita. El riesgo no lo determina el tipo de deporte, sino la intensidad a la que se realice y la existencia de una patología que derive en este desenlace.

Prevención:
Todos los especialistas coinciden en que es posible evitar la mayor parte de fallecimientos por esta causa con un control médico preventivo adecuado.
El organismo humano no está diseñado para realizar pruebas de gran esfuerzo como maratones o triatlones, por eso es muy importante someternos previamente a un chequeo cardiovascular.
Que un deportista haya alcanzado un alto rendimiento no garantiza que esté sano y libre de enfermedad coronaria u otras anomalías cardiovasculares.