Los estudios han demostrado que los adultos que beben cantidades pequeñas o moderadas de alcohol tienen menos probabilidad de padecer una cardiopatía que aquellos que no beben en lo absoluto o que son bebedores empedernidos. Sin embargo, las personas que no toman alcohol no deben iniciarse simplemente porque desean evitar el desarrollo de una cardiopatía...