Atragantamiento

ATRAGANTAMIENTO

Es una obstrucción parcial o total de la vía aérea por un cuerpo extraño. Los atragantamientos suceden con frecuencia, y muchas veces, se resuelve espontáneamente. Sin embargo, nos podemos encontrar ante una situación de urgencia que puede ser vital si no se practican de forma inmediata las maniobras necesarias para dejar libres dicha vía.
La asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España por delante los accidentes de tráfico. En 2017, un total de 2.336 personas perdieron la vida porque un trozo de comida u otro objeto les impidió respirar y nadie logró ayudarles a expulsarlo, según recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE). La mayoría de quienes murieron atragantados tenían más de 65 años (2.112), esto se produce por la disfagia (dificultad para tragar los alimentos). Los datos del INE indican que, del total de muertes por asfixia, solo 212 se debieron a atragantamientos por alimentos. El resto las provocaron pastillas y fragmentos de dentadura, y en el caso de los niños, juguetes y canicas. Además, hay casos de atragantamientos que, al no resolverse completamente, pueden producir infecciones localizadas en alguna zona del pulmón que deben ser tratadas de inmediato. De ahí que, una de las precauciones a tener encuentra tras un atragantamiento aparentemente resuelto, sea la valoración médica posterior al suceso.

TIPOS DE ATRAGANTAMIENTO

  • Atragantamiento parcial: las vías no están totalmente obstruidas porque la persona podrá toser y se escuchará su respiración forzada. Pueden volverse atragantamientos totales.
  • Atragantamiento total: el cuerpo extraño no permitirá la entrada ni salida del aire. Normalmente la víctima se llevará las manos a la garganta, signo inequívoco del atragantamiento, siendo incapaz de respirar. Su piel empieza a palidecer en un principio y posteriormente se torna de color azulado, puede agitarse y perder la consciencia. Sin la atención adecuada puede llegar a morir.

¿QUÉ HACER ANTE UN ATRAGANTAMIENTO?

  • Si la víctima puede toser, lo mejor es no intervenir para dejar que el reflejo natural de la tos haga su trabajo. Es conveniente que, de manera insistente pero sin atosigar a la víctima, hagamos un refuerzo animándole a toser. Es muy importante no palmear la espalda de la persona atragantada si está de pie o sentada, pues el cuerpo extraño podría desplazarse aún más hacia adentro.
  • Sin embargo, si la tos no está surtiendo el efecto deseado o la persona se debilita, produciéndose una tos inefectiva, habrá que colocarse al lado y ligeramente por detrás de la víctima, sujetando su pecho con una mano e inclinarla hacia delante para que cuando el objeto sea desalojado salga fuera de la boca. Dar, en la parte alta de la espalda, 5 PALMADAS INTERESCAPULARES (zona entre ambos omóplatos) con el talón de la mano que queda libre. Las palmadas deben ser enérgicas y llevando una dirección hacia dentro y hacia arriba del cuerpo de la víctima. De este modo, si el cuerpo extraño se mueve será hacia afuera, evitando el riesgo de que se encaje aún más en las vías aéreas.
  • Si las 5 palmadas interescapulares no son eficaces y la víctima sigue consciente, debemos administrar 5 compresiones abdominales, también llamadas MANIOBRAS DE HEIMLICH.

MANIOBRA DE HEIMLICH

La maniobra de Heimlich levanta el diafragma y obliga al aire a salir de los pulmones para crear una tos artificial. Esta tos mueve el aire a través de la tráquea, de esta forma empuja y expulsa la obstrucción fuera de las vías respiratorias y de la boca.
Para hacer la maniobra de Heimlich, rodee con sus manos la cintura de la persona. Coloque un puño apretado arriba del ombligo y debajo de la caja torácica. Sujete su puño con la otra mano. Tire del puño apretado con un movimiento seco y directo hacia atrás y hacia arriba bajo la caja torácica 5 veces rápidamente (en caso de obesidad o embarazo en la última etapa, aplique compresiones en el pecho).
Si tras las 5 maniobras, el cuerpo extraño no es expulsado, aplicaremos de nuevo 5 palmadas interescapulares, mientras la víctima permanezca consciente.
Si bien la maniobra de Heimlich es simple y efectiva, podría causar lesiones a la víctima, por lo que ésta debe ser examinada por un servicio médico tras la resolución del atragantamiento.
Si la obstrucción no se resuelve, alternar cinco palmadas en la espalda con cinco compresiones abdominales. Esta maniobra se realizará tantas veces como sea necesario hasta expulsar el objeto que provoca la asfixia, o hasta que el paciente quede inconsciente.

LIFEVAC

LifeVac es un dispositivo de succión desarrollado para liberar una obstrucción en la vía aérea de la víctima cuando se ha seguido sin éxito el protocolo estándar en caso de atragantamiento (alternar 5 palmadas interescapulares y 5 maniobras de Heimlich mientras el cuerpo extraño no haya sido expulsado y la víctima siga consciente). Genera una fuerza de succión (fuerza negativa) de 300 mm Hg, 3 veces más alta que la mayor presión documentada por una compresión abdominal (Maniobra de Heimlich), la duración de la succión es mínima, actuando en segundos, lo que hace a LifeVac seguro y efectivo. El dispositivo es ligero, ocupa muy poco espacio y no necesita ninguna fuente de alimentación. Esto lo convierte en un equipo ideal para guardarlo en un botiquín, armario o llevarlo encima y tenerlo siempre cerca para poder utilizarlo de manera inmediata.
Puede utilizarse en cualquier persona a partir de 1 año de edad y en cualquier condición física.