Un reciente estudio revela que dormir de 7 a 9 horas diarias reduce nuestro riesgo de sufrir alguna enfermedad de origen cardiovascular hasta en un 65%. Se ha comprobado que la falta de sueño provoca, entre otros trastornos, aumento de la tensión arterial, envejecimiento prematuro de la piel, estados de nerviosismo, aumento de peso, etc., alteraciones éstas que contribuyen...